Sherlock Holmes Wiki
Advertisement
Sherlock Holmes Wiki

El constructor de Norwood es una de las historias cortas del personaje Sherlock Holmes. Fue escrita por Sir Arthur Conan Doyle y publicada dentro de la colección El regreso de Sherlock Holmes.

Argumento[]

Sherlock Holmes y el doctor Watson son visitados por "el infeliz John Hector McFarlane", un joven abogado de Blackheath acusado de asesinar a uno de sus clientes, un constructor llamado Jonas Oldacre. McFarlane le explica a Holmes que Oldacre había venido a su oficina el día anterior y le había pedidoque redactara su testamento en términos legalmente apropiados. McFarlane vio para su sorpresa que Oldacre lo estaba convirtiendo en el único beneficiario y heredero de un legado considerable. McFarlane no podía imaginar por qué, aunque Oldacre afirmó que se debía a una relación previa con la madre de McFarlane, lo que le permitía saber que se podía confiar en McFarlane, al no disponer de parientes biológicos.

Este negocio llevó a McFarlane a la casa de Oldacre en Norwood, donde algunos documentos fueron examinados con fines legales. Estos fueron guardados en la caja fuerte de la habitación donde supuestamente tuvo lugar el asesinato. McFarlane se fue bastante tarde y se quedó en una posada local. Leyó sobre el asesinato en el periódico a la mañana siguiente en el tren. El periódico decía claramente que la policía lo estaba buscando.

Las pruebas contra el joven señor McFarlane son bastante condenatorias. Su bastón fue encontrado en la habitación del señor Oldacre, y se extinguió un incendio en el que una pila de madera seca se redujo en cenizas, con un olor a carne quemada. Parece más que probable que McFarlane cometiera el crimen, especialmente porque se sabe que estuvo presente en la escena aproximadamente en ese momento.

El inspector Lestrade se regodea bastante en esta historia, ya que parece que está en el camino correcto y Holmes no. El detective asesor comienza su propia investigación sobre el caso yendo a Blackheath, lo que desconcierta a Lestrade, quien esperaba que fuera primero a Norwood. Aunque adquiere información útil en ambos lugares, debe admitir que no puede ver otra explicación de lo que le ha sucedido a Oldacre que la oficial propuesta por Lestrade.

Holmes descubre que la madre de McFarlane estuvo una vez comprometida con Oldacre años antes, pero luego no quiso tener nada que ver con el hombre una vez que descubrió lo cruel que era: había soltado a un gato en un santuario de pájaros.

Al examinar el testamento escrito a mano que Oldacre le dio a McFarlane, Holmes reconoce que fue redactado de una forma muy casual, como si al escritor realmente no le importara lo que estaba escribiendo. La alternancia entre escritura legible y garabatos incomprensibles sugiere a Holmes que el "testamento" se escribió apresuradamente en un tren, siendo la escritura legible la que correspondía a las detenciones en las diferentes paradas. Todo lo que Holmes puede ofrecer como alternativa son teorías generales, mientras que Lestrade se queda con el conocimiento de que ninguno de los documentos fue tomado, y que solo McFarlane, si Oldacre fuera asesinado, no tendría ninguna razón para tomar los documentos.

También ocurre que los negocios financieros de Oldacre han sido un poco extraños. Recientemente se han hecho varios cheques por montos sustanciales, y por razones desconocidas, a un tal señor Cornelius.

El descubrimiento por Holmes de los botones del pantalón del señor Oldacre en las cenizas del fuego no ayuda a exonerar a McFarlane, pero está convencido de que el ama de llaves del señor Oldacre está ocultando información. Él está seguro de que ella tiene la clave del misterio, y tiene razón, pero no la necesitará para resolver el caso.

El regodeo de Lestrade alcanza su punto máximo cuando se encuentra una huella sangrienta en la casa de Oldacre. Está seguro de que es suficiente para poner el cuello de McFarlane en la soga. Coincide con el pulgar del acusado. Sin embargo, hace que Holmes esté bastante seguro de que está ocurriendo algo muy tortuoso: Holmes examinó esa parte de la casa solo un día antes, y está bastante seguro de que la huella no estaba allí en ese momento, y McFarlane ha estado bajo custodia policial desde su arresto en Holmes Habitaciones de Baker Street. Entonces, alguien está intentando engañarlos.

Una vez más, Holmes sorprende a Lestrade con sus métodos poco ortodoxos, que en este caso implican prender fuego en una habitación de la casa con un poco de paja (con un hombre al lado con un balde de agua) y que tres de sus agentes griten "¡Fuego!". Lestrade y Watson también están asombrados de lo que suceder: Oldacre, que aún está vivo, emerge de una cámara oculta al final de un pasillo, donde Holmes dedujo que debe estar, y corre para escapar del fuego. Es capturado, entre protestas.

El desenlace revela que fue una campaña de venganza contra la mujer que lo rechazó hace años, la madre del joven señor McFarlane. Patéticamente, Oldacre trata de pasar sus acciones como una broma, pero es detenido. Holmes le da un ligero golpe a su rival por descuidar a Blackheath, donde adquirió la información clave.

En cuanto al señor Cornelius, el destinatario de gran parte de la munificencia de Oldacre, Holmes deduce que es probable que sea un alias utilizado por Oldacre, y que ha estado llevando una doble vida con el objetivo final de arrojar su identidad de Oldacre para que pueda comenzar un nueva vida. "La cuenta bancaria del señor Cornelius" será incautada por los acreedores de Oldacre. Oldacre jura venganza contra Holmes, quien descarta serenamente las amenazas del villano.

Adaptaciones[]

Advertisement