FANDOM


«¿Cuántas veces le he dicho que una vez eliminado lo imposible, lo que queda debe ser la verdad, por improbable que parezca?»

El signo de los cuatro (The Sign of Four) es la segunda de las cuatro novelas sobre Sherlock Holmes escritas por Sir Arthur Conan Doyle. Fue serializada originalmente en el Lippincott's Monthly Magazine, bajo el título de The Sign of the Four.

SinopsisEditar

La petición de una mujer a Sherlock Holmes para acompañarla a visitar a un hombre y la muerte del hermano del mismo, lo lleva a descubrir, junto al doctor Watson, el secreto que hay tras un tesoro encontrado en la India, un juramento entre tres indios, un blanco y una enloquecedora sed de venganza.

Argumento Editar

Al principio de la novela el doctor Watson afirma que ha estado viendo a Holmes consumiendo cocaína tres veces al día durante muchos meses. La renuencia de Watson a oponerse a Holmes finalmente se agota y se enfrenta a su amigo sobre los efectos potencialmente malos de este uso prolongado.

Holmes le explica que encuentra la droga estimulante, que clarifica su mente y que, sin un trabajo para desafiar sus facultades mentales, se aburre con la vida cotidiana.

Una joven llamada Mary Morstan acude para consultar a Holmes sobre un caso que asegura que es muy inusual. El padre de la señorita Morstan, el capitán Arthur Morstan desapareció hace algunos años bajo circunstancias sospechosas. Había conseguido doce meses de permiso de su regimiento indio y le había enviado una carta para encontrarse en su hotel. Mientras que el hotel confirmó que él estaba allí informaron a la señorita Morstan que el hombre había salido y no había vuelto. Las preguntas en ese momento no dieron ningún resultado. El mayor Sholto era el único amigo conocido del señor Morstan en Londres, ambos habían estado juntos en el mismo regimiento. Sholto se había retirado del servicio y afirmó que ni siquiera sabía que Morstan estaba en el país.

Unos años después de esta desaparición apareció un anuncio en un periódico pidiendo a la señorita Morstan que revelara su dirección. Siguiendo el consejo de su empleadora lo hizo y ese mismo día recibió una valiosa perla. Desde entonces estuvo una perla al año durante los últimos seis años.

La señorita Morstan ha recibido una carta que la insta a reunirse con el remitente esa noche. El remitente anónimo le permite traer a dos amigos siempre y cuando no sean policías. Más tarde esa noche en su camino a la cita, la señorita Morstan le cuenta a Holmes que Sholto y su padre estaban a cargo de la guardia de las Islas Andaman. También enseña a Holmes un papel extraño que se encontró entre las cosas de su padre después de que desapareciera. El documento parece ser un mapa y un signo con cuatro cruces en línea recta con brazos en contacto está visible en la esquina. Escrito debajo de la muestra están las palabras "el signo de los cuatro" junto con tres nombres indios y un nombre inglés.

Holmes descubre que el mayor Sholto murió aproximadamente seis años atrás, a una semana de la fecha en que la señorita Morstan recibió su primera perla. Este hecho sugiere que el heredero de Sholto sabe cómo murió el capitán Morstan y decidió compensar a su hija.

Al llegar a la cita de Holmes, Watson y Morstan son recibidos por un cochero y les lleva a la casa de Thaddeus Sholto. Thaddeus y su hermano gemelo Bartholomew son los únicos hijos del difunto mayor Sholto, quien once años antes había regresado a Inglaterra en posesión de una gran riqueza y se estableció en Upper Norwood. Thaddeus relata que su padre temía su seguridad personal y también parecía tener aversión por los hombres con piernas de madera.

En su lecho de muerte, Sholto les dijo a sus hijos que mientras estaban en India, él y Morstan tomaron posesión de una gran cantidad de tesoros. Sholto trajo sus riquezas a Inglaterra con él y cuando Morstan regresó, fue de inmediato a la casa de Sholto para exigir su parte. Los dos hombres discutieron sobre la división del tesoro y Morstan sufrió un ataque cardíaco fatal. Temiendo que le acusaran por asesinato, y tener que explicar la historia detrás del tesoro a las autoridades, Sholto desechó el cuerpo con ayuda de sus sirvientes.

Sholto instó a sus hijos a que le dieran a la señorita Morstan la mitad del tesoro que debería haber sido suyo y les explica que la avaricia le impidió hacerlo. Sholto estaba a punto de decirles a sus hijos la ubicación del tesoro cuando vio a un hombre en la ventana y murió sin comunicar el paradero del tesoro.

Los dos hermanos hicieron todo lo posible para encontrar el tesoro después de la muerte de su padre, pero no tuvieron éxito. Bartholomew, ávaro como su padre, no quería compartir la riqueza con Mary Morstan, pero Thaddeus se comprometió al enviarle una perla al año. Ahora Bartholomew ha encontrado el tesoro y Thaddeus se ha puesto en contacto con la señorita Morstan con la idea de ir juntos a pedir su parte.

Más tarde esa noche, el grupo llega a Pondicherry Lodge y una vez dentro de la casa descubren que Bartholomew Sholto está muerto, aparentemente envenenado por dardo. Se encuentra una nota que dice "el signo de los cuatro" y la caja del tesoro ha desaparecido.

Al examinar la habitación, Holmes determina que había dos personas presentes cuando desapareció el tesoro. Uno era un hombre con una pierna de madera y el otro un cómplice extremadamente ágil que le disparó el dardo envenenado a Bartholomew Sholto. Athelney Jones, de la fuerza policial oficial, llega, ignora a Holmes y arresta a Thaddeus por el asesinato de Bartholomew. Holmes le da a Jones una descripción de los verdaderos perpetradores, incluido un hombre llamado Jonathan Small.

Holmes cuenta a Watson que la explicación de los lo ocurrido es que Morstan y Sholto fueron informados de la existencia del tesoro por algunos presos de las Islas Andaman. Jonathan Small, uno de los cuatro, ahora es libre y ha reclamado el tesoro para sí mismo.

Holmes usa un perro llamado Toby para rastrear el olor de los hombres que buscan, uno de los cuales pisó creosota en la escena del asesinato. El can conduce a Holmes y Watson a un pequeño muelle de madera, donde descubre que Small contrató una barca de nomre Aurora. Holmes llama a sus Irregulares de Baker Street para encontrar la embarcación. Holmes y Watson concluyen que el compañero de Jonathan Small es un aborigen de la isla de Andaman.

Pasan unos días sin progresos. Athelney Jones llega a Baker Street, le dice a Watson que necesita la ayuda de Holmes y que recibió un mensaje del detective citándole allí. Watson explica que Holmes ha salido y se espera que regrese más tarde ese día. Holmes entra disfrazado como un viejo marinero y disfruta por engañar a ambos con su atuendo.

Esa noche Holmes trabaja con la policía para perseguir a Jonathan Small. Holmes dedujo que Small debe haber entregado la Aurora a un taller de reparación para ocultarla en caso de que se siguiera el rastro, y a través de su disfraz Holmes logró encontrar dicho taller y enterarse de cuándo se la van a llevar.

El Aurora es visto y perseguido. Jonathan Small es capturado y su compañero aborigen es asesinado a tiros. Encuentran un cofre de hierro en el Aurora y suponen que contiene el tesoro, pero al final resulta estar vacío. Jonathan Small explica que arrojó el tesoro por la borda ya que nadie tiene derecho a él, salvo él y tres hombres indios que aún se encuentran en el cuartel de convictos de Andaman.

Small conoció a los hombres con quienes adquirió el tesoro cuando era guardia en la ciudad de Agra. Una noche, dos hombres sij que estaban bajo el mando de Small amenazaron su vida. Le dijeron que o podía unirse a ellos y ser rico o que lo matarían. Los dos guardias y un tercer hombre planearon traer a un rico comerciante a Agra y asesinarlo para hacerse con las riquezas que llevaría con él. Small aceptó a colaborar. Una vez que el comerciante había sido asesinado, los hombres escondieron tanto el cuerpo como el tesoro. Hicieron un juramento entre ellos de que siempre debían actuar tanto en benificio propio como el de los demás: el signo de los cuatro.

El plan salió mal y los cuatro hombres fueron arrestados por asesinato y condenados a cadena perpetua. Small fue trasladado a las Islas Andaman, donde conoció a Morstan y Sholto y les ofreció un trato: si podían asegurar la libertad para él y sus tres compañeros, ellos recibirían una quinta parte del tesoro. Llegaron a un acuerdo y se le asignó a Sholto la tarea de comprobar la ubicación del tesoro antes de ayudar a los convictos a la libertad. Sholto los engañó a todos recuperando el tesoro solo y volviendo a Inglaterra con él.

Más tarde, Small salvó la vida de Tonga, un isleño de Andaman, que en consecuencia se volvió muy devoto. Tonga ayudó a Small a escapar y los dos se dirigieron juntos a Inglaterra. Small supo el tesoro había sido encontrado y planeó su robo con la ayuda de Tonga. Tonga mató a Bartholomew Sholto, para enfado de Small ya que no deseaba hacerle daño al joven.

El caso está cerrado. Small está bajo custodia y Watson se compromete con Mary Morstan. Como las fuerzas oficiales reciben todo el mérito por el caso, Watson pregunta qué sacará Holmes del asunto en el que puso tanto trabajo y esfuerzo. Holmes responde que tiene cocaína y toma la botella que la contiene.

Adaptaciones Editar

Véase tambiénEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.